• Inicio
  • Posts
  • General
  • “FLATO” O DOLOR ABDOMINAL TRANSITORIO (DAT): ¿QUÉ HACER Y CÓMO PREVENIRLO? (PARTE II)

“FLATO” O DOLOR ABDOMINAL TRANSITORIO (DAT): ¿QUÉ HACER Y CÓMO PREVENIRLO? (PARTE II)

En la primera parte de este artículo, vimos las diferentes teorías que explicarían qué es y por qué se produce el dolor abdominal transitorio, comúnmente llamado flato. Pero, ¿sabes cómo prevenirlo, hacerlo desaparecer o al menos aliviar sus síntomas? En esta segunda parte te presentamos algunas recomendaciones prácticas para paliarlo

Cómo hemos visto, todavía no existe un consenso a nivel científico sobre qué mecanismos provocan el DAT. Aunque lo que sí que parece estar en completo consenso es que está asociado a la realización de movimientos repetitivos del torso y que sus síntomas se exacerban durante el estado postpandrial (después de comer). Con todo ello, a modo de resumen, y después de hablar de las teorías posibles concretando las más y menos aceptadas, vamos a realizar una serie de recomendaciones que puedes seguir para prevenir la aparición del DAT o bien para aliviar sus síntomas una vez lo sufres:

  1. Una vez esté presente el DAT, realizar inspiraciones profundas o cambiar el patrón respiratorio hacia una respiración abdominal pueden reducir sus síntomas.
  2. Movilizar la zona abdominal: estirar la zona de dolor, flexionar el tronco, presionar la zona afectada o realizar contracciones máximas voluntarias pueden aliviar los síntomas una vez el DAT se está dando.
  3. Como más aceptado para atenuar los efectos del DAT, sería tensar y/o presionar la zona abdominal y flexionar el tronco.
  4. Evitar ingerir sólidos y líquidos (sobretodo hipertónicos) antes del ejercicio, ya puede ser un factor determinante en su aparición y en la intensidad con qué se dé. Como mínimo 90 minutos antes de ingesta de alimentos y abundantes líquidos, y más tiempo y mayor control en competición.
  5. Otra estrategia práctica sería bajar el ritmo en los avituallamientos para ingerir líquido (o sólido si es el caso) poco a poco.
  6. Si no se tiene acceso a un control riguroso por parte del médico en la ingesta de líquidos y sólidos, el control, la experimentación y la identificación del momento, cantidad y tipo de ingesta, con ayuda de las recomendaciones aquí descritas, ayudará a prevenir el DAT.
  7. La corrección postural (sobre todo por hipercifosis) y la disminución de la hipertonicidad de la musculatura abdominal (sobre todo psoas ilíaco y cuadrado lumbar) son dos variables que prevendrán la aparición del comúnmente llamado “flato”.

 

Fuente: C. Ayán Pérez. Dolor abdominal transitorio vinculado al ejercicio: causas y soluciones. Rev Andal Med Deporte. 2010;3(3):103-109.

 

Arcadi Margarit Boscá

 

 

 

Etiquetas: resistencia, running, consejos, ciclismo, flato

No tienes permisos para poner comentarios

Facebook

Twitter

Newsletter

Mi cesta

No items in cart