EL PIE. UNA OBRA MAESTRA DE LA BIOLOGÍA

El pie es un elemento básico y fundamental de nuestro organismo. Una obra de ingeniería muy compleja compuesta por 28 huesos unidos por numerosos músculos, tendones y ligamentos, formando 6 grandes grupos de articulaciones que son: el tobillo, la articulación subastragalina, la articulación de Chopart, articulación de Lisfranc, articulaciones metatarsofalángicas y articulaciones interfalángicas. En conjunto, estas articulaciones se encargan de acomodar el pie al terreno que pisamos, distribuir el peso y hacer posible la marcha del ser humano.

ENCUENTRA TU CADENCIA IDEAL

EDITADO: 22/10/2016

Podríamos describir la velocidad en el corredor como el producto de la longitud de zancada por la frecuencia de ésta, denominando a esto último cadencia. Por tanto, hay dos formas de correr más rápido: mover las piernas más veces por minuto o dar los pasos más largos. O dicho de otra manera, cuanta más larga sea mi zancada y cuantas más veces por minuto sea capaz de dar la zancada, más rápido seré. Pero, ¿cómo optimizar esta fórmula? En esta nota nos centraremos en cómo encontrar la cadencia ideal.

 

¿CÓMO SABER NUESTRA CADENCIA?

Ahora mismo la mayoría de dispositivos cuentan con datos de cadencia. Otra posibilidad sencilla es contarse los pasos durante 30 segundos y multiplicarlo por dos, o durante 20 segundos y multiplicarlo por tres. O bien contarlo durante 30 segundos con una sola pierna y multiplicarlo por cuatro.

PERO... ¿EXISTE UNA CADENCIA PERFECTA? 

Existen cadencias estándar que se estiman óptimas para el corredor de fondo. Esta cadencia se estima alrededor 180 pasos por minuto, independientemente de la velocidad a la que se corre. Dejamos un enlace de un vídeo muy práctico donde vemos cómo a distintas velocidades la cadencia se mantiene de una forma muy precisa (ver a partir de 2 minutos 22 segundos). 

No obstante, más que un número existen unos rangos de cadencia que serían adecuados y que nos servirían tanto para ser corredores más eficientes como para prevenir lesiones. Así, la cadencia "ideal" de 180 sería una regla general que a algunos corredores les puede llegar a obsesionar y que no debe ser así. Por ejemplo, los corredores más altos o los maratonianos con marcas superiores a 3:00:00 - 3:30:00 (o sea, la mayoría de corredores populares) suelen presentar cadencias más bajas, sin tener porqué ser esto negativo directamente. De hechose suele considerar la cadencia más eficiente a aquella que es autoelegida por el propio corredor, es decir, aquella en la cual se siente cómodo y corre de manera natural. 

Entonces, ¿modificamos la cadencia o dejamos la autoelegida por el corredor? Como hemos visto, la cadencia autoelegida parece ser la óptima, pero no lo es cuando está lejos de los rangos recomendados. Por ello, oscilar en rangos de 160 a 170 podría ser correcto, sobre todo en corredores más altos y de carácter más aficionado, por lo que no sería indispensable (aunque posiblemente sí recomendable) aumentar tu cadencia si ahí te sientes cómodo y tienes una vida deportiva sin lesiones, pero sí podrías probar a aumentarla ligeramente y probar sensaciones con esa cadencia ligeramente superior y medir tu eficiencia.  Además, si eres un corredor con buenos ritmos, una estatura media o baja y un índice de masa corporal bajo, tu meta probablemente sí debería ser llegar a esos rangos de sobre 180 pasos por minuto. Así como si eres un corredor que habitualmente sufre de molestias, aumentar la cadencia te podría beneficiar. Además, estos rangos óptimos deben ser fundamentalmente conseguidos a ritmos medios y altos (no a ritmos muy bajos o de calentamiento).

Si estás en rangos entre 170 y 190, en un principio estarías en un rango idóneo (¡eh, pero esto nos significa que tu técnica de carrera sea perfecta!). Si superas los 190, aspecto bastante poco común en el corredor popular, y realizas una técnica de carrera adecuada, sería correcto. En cambio, si no llegas a los 160 pasos por minuto, deberás plantearte aumentar tu cadencia, puesto que en los corredores con una cadencia menor a 160 suele prevalecer un contacto con el suelo de talón y de una manera excesivamente adelantada al centro de masas (overstriding), lo que predispone a lesionarse (corredor 1 en la imagen).

Por ende, aumentar la cadencia va a ser positivo porque hará mejorar tu postura, realizar una menor oscilación vertical del centro de masas, predisponerte a realizar un menor overstriding y hacer zancadas más cortas que ayudarán a la buena salud de tu cadera y en definitiva a reducir el impacto en las articulaciones, además de mejorar tu economía de carrera.

Y SI HAY QUE AUMENTAR LA CADENCIA... ¿CÓMO AUMENTARLA?

En primer lugar, cabe decir que no sería beneficioso -sobre todo para nuestra eficiencia- cambiar la cadencia autoelegida de manera individual de una manera drástica. Hace falta mucho entrenamiento para acostumbrar al sistema nervioso. Imagina que eres un corredor que hace 155 pasos por minutos y quiere pasar a 180 pasos por minuto directamente, muy probablemente no lo vas a conseguir, te vas a frustrar y vas a correr de una manera antinatural, incómoda y, sobre todo, poco eficiente. Por ello, una buena estrategia sería intentar aumentar la cadencia en un 5% hasta un máximo del 10% hasta llegar a la cifra deseada. Si por ejemplo, realizas una cadencia de 160 pasos por minuto, empezar por buscar una cadencia de alrededor de 168 sería lo recomendable. Todo ello sería positivo hacerlo un par de sesiones a la semana (¡no siempre que salgas a correr!) durante algunos periodos cortos del entrenamiento. Debes tener la sensación de correr como si el suelo "quemase" buscando apoyos más rápidos y, a medida que te vayas encontrando cómodo, ir introduciendo otro 5% (si es el caso) e ir probando a ritmos de más altos siguiendo las indicaciones que te hemos realizado anteriormente.

En conclusión, optimizar la cadencia te hará tener zancadas más rápidas (buscamos corto tiempo del pie en el suelo) y que reducirán el impacto del pie por delante del centro de masas, lo que te ayudará finalmente a ser un corredor más eficiente y a prevenir lesiones.

 

Arcadio Margarit

Preparador físico y entrenador personal

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

◼  www.amtraining.es

Sígueme en Facebook Twitter o suscríbete a mi canal de YouTube 

Especialidad en corredores de fondo y corredores de montaña

Entrenador Nacional de Triatlón 

Salud y rendimiento 

Entrenamiento de calidad

¿Empezamos?

 

DECÁLOGO DEL DEPORTISTA DE RESISTENCIA

A continuación, presentamos un decálogo que hemos ido modificando a lo largo del tiempo, donde establecemos una serie de consejos y pautas que el deportista debe considerar para poder seguir los entrenamientos de la mejor manera posible, para mejorar su rendimiento, para conseguir su objetivo y para reducir el riesgo de lesión. Sin embargo, aunque para realizarlo hemos considerado las necesidades y peculiaridades del deportista de resistencia, este decálogo puede ser aplicable a muchos otros deportes.

ME ENCANTA EL DEPORTE… DESDE EL SOFÁ

A raíz de alguna quedada con los amigos durante el fin de semana, disfrutando de la compañía, charlando, viendo alguna retransmisión deportiva y demás, me he parado a reflexionar sobre algunos aspectos. Así, el motivo de este “artículo”, si es que se puede llamar así, no es difundir algún conocimiento teórico o práctico, sino opinar, transmitir y mejorar, como profesional de la actividad física y el deporte, lo que sucede en mi entorno más o menos cercano, creyendo que se puede extrapolar a muchos contextos y grupos de personas.

Recuperación post-ejercicio

 ¿QUÉ HACER PARA OPTIMIZAR LA RECUPERACIÓN?

La recuperación es un factor esencial del entrenamiento, y sin ella, el día o días siguientes a la sesión o competición se va a entrenar con menor calidad o no se va a poder seguir la planificación como es debido, y por tanto, no se van a dar los efectos que hemos programado. Se va a crear un círculo vicioso donde entrenaremos sin estar total o parcialmente recuperados (depende de la planificación) y esto podrá tener algunas consecuencias de riesgo como el sobreentrenamiento o el aumento de la probabilidad de lesión. Es decir, que realizar una adecuada o menos adecuada recuperación va a influir directamente sobre nuestro estado físico a corto y largo plazo (alarga o acorta nuestra vida deportiva), y por ende, sobre nuestra salud y rendimiento.

La recuperación es el proceso a través del cual pasa el atleta para volver a estar listo para rendir (Dan Bernardot, 2003)

Facebook

Twitter

Newsletter

Mi cesta

No hay artículos en el carrito